May 10

Política energética de una Organización

En la elaboración y puesta en ejecución del Sistema de Gestión de la Energía es necesario un alto grado de consenso entre los agentes implicados, de este modo se conseguirá el máximo grado de eficiencia en la utilización de estos recursos.

 Por ello, para el éxito del Sistema de Gestión de la Energía resulta imprescindible el compromiso de la alta dirección de la Entidad. Este compromiso implica la definición de la organización estructural para su implementación, el establecimiento de políticas y de metas energéticas, el comprometer los recursos humanos, técnicos y financieros necesarios y el apoyo sistemático al programa.

 La Dirección debe formular la Declaración de Autoridad, estableciendo obligatorio el cumplimiento del Sistema de Gestión de la Energía por parte de todas Unidades Organizativas de la Entidad y definiendo las responsabilidades de la persona o departamento designado para su elaboración, aplicación, control y mejora continua, en correspondencia con lo en él descrito.

Según la ISO 50004 del 2014, la política energética se puede desarrollar ya sea antes o después de la revisión inicial de energía. El desarrollo de la política energética antes de la revisión inicial de energía puede proporcionar una plataforma sólida de compromiso de la dirección en la cual construir la revisión inicial de energía. Desarrollarla después de la revisión de la energía puede proporcionar datos e información sólida sobre la que construir una política fuerte.

Esta norma también establece que durante la ejecución SGEn iniciales, la definición de la política energética debe centrarse en los compromisos necesarios de forma explícita. Los compromisos deben expresarse utilizando una terminología coherente con la cultura de la organización. Recomienda evitar las declaraciones de política largas que pueden ser difíciles para el personal de entender y aplicar. Implementación de políticas largas puede consumir recursos significativos de formación y comunicación.

La dirección debe establecer, implementar y mantener una política energética que:

  1. Sea apropiada al propósito y características de la organización y apoye su dirección estratégica;
  2. Proporcione un marco de referencia para el establecimiento y revisión de los objetivos de desempeño energético;
  3. Muestre el compromiso por asegurar la disponibilidad de información necearía a cada nivel dentro y fuera de la organización si así se establece, de acuerdo con sus propias prioridades y necesidades;
  4. Asegurar la documentación, comunicación y comprensión dentro de la organización del Sistema de gestión de la Energía;
  5. Incluya el compromiso de cumplir los requisitos aplicables, tanto internacionales, nacionales, como a nivel de la organización;
  6. Apoyo para la adquisición de productos, servicios y recursos humanos, técnicos y financieros necesarios para el logro de la gestión de la energía;
  7. Incluya un compromiso de mejora continua del sistema de gestión de la energía.
  8. Firmada por la Dirección de la Organización al más alto nivel.

Se requiere el compromiso de la alta dirección para integrar plenamente la política energética en la cultura subyacente de la organización para asegurar su continuidad. Como parte de un sistema integrado de gestión, puede ser posible integrar una política energética con una política existente de la organización (por ejemplo, el medio ambiente, la sostenibilidad, la salud y la seguridad, calidad). Se debe tener cuidado para asegurar que la política energética no se debilita o se encuentra comprometida y se ajusta a la norma ISO 50001 requisitos (ISO 50004).

Bibliografía

  • NC ISO 50001:2011 Sistema de gestión de la energía.
  • ISO 50004:2014 Sistemas de gestión de energía – Orientación para la implementación, Mantenimiento y mejora de un Sistema de gestión energética.
  • NC ISO 9001:2015 Sistema de gestión de la calidad- Requisitos.
  • Smarkia (2015) Las 7 fases para implantar con éxito un Sistema de Gestión ISO 50001 (II): política y planificación energética Disponible en http://www.smarkia.com/es/blog/las-7-fases-para-implantar-con-exito-un-sistema-de-gestion-iso-50001-ii

Feb 03

Procedimiento para la presentación, preparación, revisión y aprobación de procedimientos del SGEn

Las normas de la familia ISO 50000 requieren que el sistema de gestión de la energía de una organización esté documentado.

El objetivo de este este artículo es mostrar un ejemplo de cómo elaborar el procedimiento para la preparación, revisión y aprobación de los procedimientos que forman parte del Sistema de Gestión de la Energía.

Confidencialidad Nombre Entidad Código
  REV. 00
    Página           de

TITULO: PRESENTACIÓN, PREPARACIÓN, REVISIÓN Y APROBACIÓN DE PROCEDIMIENTOS

REV.  00 ELABORADO REVISADO APROBADO
NOMBRE
CARGO
FIRMA
FECHA
REV.  00 ELABORADO REVISADO APROBADO
NOMBRE
CARGO
FIRMA
FECHA

 

PAGINAS  REVISADA :

 

REV.  00 ELABORADO REVISADO APROBADO
NOMBRE
CARGO
FIRMA
FECHA


PAGINAS  REVISADAS :

 

REV.  00 ELABORADO REVISADO APROBADO
NOMBRE
CARGO
FIRMA
FECHA


PAGINAS  REVISADAS :

1. Objetivos

 1.1 ­   Establecer los requisitos para la preparación, revisión y aprobación de los procedimientos del sistema de gestión de la energía.

2.­ Alcance

 2.1­    Se aplica al proceso de elaboración revisión y aprobación de los procedimientos que componen el Manual de Procedimientos.

3. Referencia

 3.1 ­   Sistema de gestión de la energía.

 4. Definiciones

4.1 Aprobación: Aceptación formal del procedimiento. Se realiza una vez concluida la etapa de revisión.

4.2 Elaboración: Proceso que incluye las etapas de­ preparación, revisión y aprobación de un procedimiento.

4.3 Preparación: Etapa inicial en la elaboración del procedimiento durante la cual se confecciona el proyecto del mismo según las disposiciones establecidas.

4.4 Procedimiento: Disposición administrativa basada en códigos, normas, experiencias  y/o planos que detallan la manera exacta en que cierta actividad debe ser cumplida. Su objetivo es normar la manera uniforme de desarrollo de las actividades e incluye los métodos a utilizar y secuencias de las operaciones.

4.5 Revisión: Etapa que comprende la verificación del procedimiento para asegurar que los requisitos regulatorios y de control aplicable se encuentran comprendidos en el mismo.

5.  Anexos

 5.1­    Anexo # 1 Formato de la portada de los procedimientos.

 5.2    Anexo # 2 Formato de página de redacción ­ de los mismos.

 5.3­    Anexo # 3 Recomendación de modificación de procedimientos.

6. Responsabilidades

 6.1 El representante de la dirección en temas de gestión de la energía es el responsable por la implementación adecuada de este procedimiento, así como de controlar su observancia por todos los factores involucrados en la misma.

6.2 La persona que prepara un procedimiento es la máxima responsable en tener en cuenta todos los requisitos contenidos en la documentación regulatoria o en otras de carácter mandatario.

6.3 La persona que revisa un procedimiento es responsable por verificar que en el documento se hayan observado todos los requisitos aplicables según el objetivo del mismo. La firma en el espacio REVISADO en la portada del procedimiento significa el acuerdo con el documento y presupone que se han identificado las eventuales desviaciones producidas y aplicadas las medidas correctoras necesarias.

6.4 La persona que­ aprueba un procedimiento es responsable por la aceptación formal del documento, a partir del cual se considera apto para su edición y distribución. La firma en el espacio APROBADO significa que el documento cumple todos los requisitos exigidos.

 7. Desarrollo

 7.1­      Formato de los procedimientos

7.1.1 Para la presentación de los procedimientos (portada) se utiliza el formato indicado en el anexo # 1.

7.1.2 Para la redacción del contenido del procedimiento se utiliza el formato indicado en el anexo # 2.

7.1.3 En el margen superior derecho de ambos formatos se indica el código que identifica el procedimiento y el número de REVISIÓN que le pertenece, lo que facilita su rápida localización, además también se indica el número de página y el total de páginas del procedimiento en cuestión.

7.1.4 En el formato de la­ portada de los procedimientos (anexo # 1), en su parte inferior aparece la información relacionada con los que participan en el proceso de elaboración. En cualquier caso, la portada refleja los datos correspondientes a todas las REVISIONES

7.1.5 Los procedimientos se emiten por primera vez con el número de REVISIÓN 00.

7.1.6 Las­ partes que conforman un procedimiento son:

      TITULO: Denominación del tema a tratar.

  1. Objetivo: Indicación de forma clara y directa de la finalidad que persigue el procedimiento de protección.
  1. Alcance: Definición de los límites o frontera de la aplicación de las disposiciones contenidas en el documento.
  1. Referencia: Indicación de aquellos documentos que hacen referencia o sirvieron de fuentes para su preparación.
  1. Definiciones: Indicación de las definiciones de­ aquellos términos más importantes a los cuales se haga alusión en el contenido del procedimiento y de las siglas utilizadas a fin de facilitar la correcta interpretación del tema a tratar. No es necesario repetir definiciones ya dadas en regulaciones superiores a esta.
  1. Anexos: Indicación del título del anexo, así como del código que lo identifica.
  1. Responsabilidades: Indicación de las personas que asumen las responsabilidades para la función de establecer y controlar las disposiciones contenidas en el procedimiento.
  1. ­Desarrollo: Comienzo del tema que trate el procedimiento, atendiendo al orden secuencial de las actividades a realizar.

 7.2 Requisitos generales

 7.2.1 La elaboración de los procedimientos de protección consta de las etapas de preparación, revisión y aprobación.

7.2.2   El personal que trabaje en todas las etapas del proceso de elaboración de los procedimientos debe estar calificado y competente en la materia de que se trate, avalado por la comisión creada para ello.

7.2.3   Las actividades de, preparación, revisión y aprobación de procedimientos recaen en la unidad organizativa que tiene la mayor responsabilidad en la realización de los trabajos que preestablece.

7.2.4 Los procedimientos deben ser acordados con todas las demás unidades organizativas que se vean involucradas en la ejecución de determinadas tareas establecidas en ellos.

7.2.5 Las actividades de, preparación, revisión y aprobación de procedimientos se someterán a control por parte del representante de la dirección en la gestión e de la energía.

7.3 Preparación del procedimiento

7.3.1   La preparación es la­ primera etapa en el proceso de la elaboración de los procedimientos, la cual va dirigida a la confección del proyecto del mismo sobre la base de los criterios y requerimientos de gestión de la energía establecidos y como tal es la etapa más importante ya que en ella se conjuga tanto la habilidad y competencia del redactor como la utilización de fuentes de referencias adecuadas.

7.3.2 El contenido de un procedimiento puede variar se según su finalidad, pero la numeración, ordenamiento y las partes (epígrafes) que conforman el mismo será inalterable.

7.3.3   A partir del epígrafe 7 se describirán las tareas a realizar y su modo de ejecución, poniéndose atención a aquellas actividades que son independientes o aquellos procedimientos que deberán haberse concluido, así como las condiciones que han de existir antes de la aplicación del procedimiento.

7.3.4 Se describirán las instrucciones necesarias para cada etapa con el grado de detalle que resulte necesario a fin de desempeñar la función o tarea requerida. En aquellos casos necesarios se deberán definir criterios cuantitativos y cualitativos adecuados de aceptación o rechazo para determinar si se han realizado satisfactoriamente las actividades.

7.3.5 Se expondrán en anexos los formatos de los modelos que se establecen, debiendo indicar las instrucciones para el llenado de los mismos si fuese necesario.

7.3.6   En el desarrollo de los temas contenidos en el procedimiento se dará atención a la utilización de un lenguaje claro, cuidadosa redacción y ortografía, desprovisto de ambigüedades, exponiendo de forma directa las ideas principales en párrafos independientes de forma tal que resulten comprensible a quienes corresponda su aplicación.

7.3.7 Como principio los procedimientos han de ser autosuficientes, evitando las referencias a otros documentos. Se tratará de no utilizar abreviaturas y en el caso que ello fuera imprescindible se incluirán en el epígrafe Definiciones, a través de una lista de las mismas con la indicación de su significado.

7.3.8­ En el caso de no requerirse la apertura de un epígrafe se escribirá la frase NO PROCEDE

7.3.9 Cuando se requiera que un determinado tipo de­ procedimiento cumpla requisitos adicionales o específicos se elaborar la instrucción que corresponda, contentiva de la metodología de su preparación.

 7.4. ­ Revisión­ de­ procedimientos

7.4.1 La revisión de los procedimientos es la segunda etapa del proceso de elaboración, la cual va dirigida a la verificación de la existencia de los requisitos regulatorios y de control aplicable relacionados con la actividad que se­ corresponde.

 7.4.2 El personal de cualquier Unidad Organizativa de la Organización, al identificar la necesidad de revisión de un procedimiento preparará una Recomendación de Modificación de procedimiento (anexo # 3), enviándola al representante de la dirección para la gestión de la energía para su evaluación y aceptación.

7.4.3 La Revisión deberá ser efectuada por las mismas personas que hallan llevado acabo la preparación, revisión y aprobación iniciales, a menos que el representante de la dirección para la gestión de la energía, consultado el director o subdirector facultado, decida designar a otras personas en sustitución.

7.5. Aprobación de procedimientos

 7.5.1 La aprobación de los procedimientos es realizada por el máximo responsable de la Unidad Organizativa que realiza la actividad que preestablece.

 7.5.2 Se apicara el procedimiento establecido que garantiza que toda persona que emplee el procedimiento modificado reciba la revisión actualizada del mismo

 Anexos

 Anexo # 1 Formato de la portada de los procedimientos y de la página de redacción de los mismos.

 TITULO:

REV.  00 ELABORADO REVISADO APROBADO
NOMBRE
CARGO
FIRMA
FECHA
REV.  __ ELABORADO REVISADO APROBADO
NOMBRE      
CARGO      
FIRMA      
FECHA      

 

PAGINAS  REVISADA :


REV. ___ ELABORADO REVISADO APROBADO
NOMBRE      
CARGO      
FIRMA      
FECHA      


PAGINAS  REVISADAS :

 

REV. ___ ELABORADO REVISADO APROBADO
NOMBRE      
CARGO      
FIRMA      
FECHA      


PAGINAS  REVISADAS :


Anexo # 2 Formato de la pagina para la redacción de­ los procedimientos

TITULO ­: Denominación del tema a tratar.

  1. Objetivo: Indicación de forma clara y directa de la finalidad que persigue el procedimiento de protección.
  1. Alcance: Definición de los límites o frontera de la aplicación de las disposiciones contenidas en el documento.
  1. Referencia: Indicación de aquellos documentos que hacen referencia o sirvieron de fuentes para su preparación.
  1. Definiciones: Indicación de las definiciones de aquellos términos más importantes a los cuales se haga alusión en el contenido del procedimiento y de las siglas utilizadas a fin de facilitar la correcta interpretación del tema­ a tratar. No es necesario repetir definiciones ya dadas en regulaciones superiores a esta.
  1. Anexos: Indicación del título del anexo, así como del código que lo identifica.
  1. Responsabilidades: Indicación de las personas que asumen las responsabilidades para la función de establecer y controlar las disposiciones contenidas en el procedimiento.
  1. Desarrollo: Comienzo del tema que trate el procedimiento, atendiendo al orden secuencial de las actividades a realizar.

 

Anexo # 3 Recomendación de Modificación de Procedimientos

RECOMENDACIÓN DE MODIFICACIÓN DE PROCEDIMIENTOS

Recomendado por

Nombre y Apellidos_______________________________________

Cargo: _________________________________________________

Unidad Organizativa: _____________________________________

 Firma_________

Fecha: ______________________________

Procedimiento a Modificar: ______________________________

No Elemento a  modificar Recomendación Observaciones
1
2

Observaciones generales

Dic 22

ISO 50001 Sistema de Gestión de la Energía

ISO 50001 es una norma internacional de sistemas de gestión de la energía (SGEn).

El objetivo de la norma ISO 50001 es proporcionar a las organizaciones, independientemente de su tamaño, ubicación geográfica, cultura organizacional o sector de actividad, una herramienta que permita la reducción de los consumos de energía, los costos asociados y la protección del medio ambiente, permitiendo establecer un sistema de gestión de la energía coherente e integral para mejorar su desempeño energético, incluyendo la eficiencia energética y el uso y el consumo de la energía.

La ISO 50001 se basa en el modelo de sistemas de gestión de mejora continua, (Planificar – Hacer – Verificar – Actuar, PHVA),  que se usa en otras normas como la ISO 9001 y la ISO 14001. Por lo tanto, las organizaciones podrán integrar la gestión de la energía en los sistemas de gestión de calidad, medioambiente y de riesgo que tengan implantado.

Modelo de sistema de gestión de la energía según la ISO 50001. Fuente: NC ISO 50001:2011

Este modelo ella misma se resume de la manera siguiente:

  • Planificar: llevar a cabo la revisión energética y establecer la línea de base, los indicadores de desempeño energético (IDEn), los objetivos, las metas y los planes de acción necesarios para lograr los resultados que mejorarán el desempeño energético de acuerdo con la política energética de la organización;
  • Hacer: implementar los planes de acción de gestión de la energía;
  • Verificar: realizar el seguimiento y la medición de los procesos y de las características clave de las operaciones que determinan el desempeño energético en relación a las políticas y objetivos energéticos e informar sobre los resultados;
  • Actuar: tomar acciones para mejorar en forma continua el desempeño energético y el SGEn.

La norma establece los siguientes requisitos para su implementación:

  1. Requisitos generales
  2. Responsabilidades de la Dirección
  3. Política energética
  4. Planificación Energética
    • General
    • Requisitos legales y otros requisitos
    • Revisión Energética
    • Línea Base.
    • Indicadores de Rendimiento Energético
    • Objetivos, metas y planes de acción energéticos
  5. Implementación y operación
    • General
    • Toma de conciencia, formación y competencia
    • Documentación
    • Control de las operaciones
    • Comunicación
    • Diseño
    • Obtención de servicios energéticos, productos, equipos y suministros de energía.
  6. Verificación
    • Monitorización, medida y análisis
    • Evaluación del cumplimiento legal y otros
    • Auditoría interna del sistema de gestión energética
    • No conformidad, acción correctiva y acción preventiva
    • Control de los registros
  7. Revisión por la dirección
    • Elementos de entrada para las revisiones
    • Resultados de las revisiones por la dirección

La norma ISO 50001, cubre todas las etapas para establecer, documentar, implementar, mantener y mejorar un Sistema de Gestión de la Energía, proporcionando un marco de actuación específico para que la Organización tome las medidas a corto, mediano y largo plazo que repercutirán positivamente en su desempeño energético.

Bibliografía

  • NC ISO 50001:2011 Sistema de gestión de la energía.
  • ISO 50004:2014 Sistemas de gestión de energía – Orientación para la implementación, Mantenimiento y mejora de un Sistema de gestión energética.

Nov 07

Familia de Normas ISO 50000 para la Gestión de la Energía

Las normas de la familia  ISO 50000 para la Gestión de la Energía, fueron  desarrolladas por ISO (Organización Internacional de Normalización), en la que se describen un conjunto de requisitos, principios, medidas y acciones técnicas, organizativas, administrativas, sistemáticas, preestablecidas y documentadas, a ejecutarse por las organizaciones antes, durante y después del proceso productivo y/o de prestación de servicio que garanticen el uso racional y eficiente de los portadores energéticos, su ahorro y la protección del medio ambiente.

La primera norma fue la ISO 50001 “Sistemas de Gestión de Energía- Requisitos con orientación para su uso”. Se publicó en el año 2011 por el Comité de Proyecto ISO/PC 242 en el que participaron expertos en normativas locales de 44 países.

El propósito de esta Norma Internacional es facilitar a las organizaciones establecer los sistemas y procesos necesarios para mejorar su desempeño energético.

La implementación de esta Norma Internacional está destinada a conducir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y de otros impactos ambientales relacionados, así como de los costes de la energía a través de una gestión sistemática de la energía.

Esta Norma Internacional especifica los requisitos de un sistema de gestión de la energía (SGEn) a partir del cual la organización puede desarrollar e implementar una política energética y establecer objetivos, metas, y planes de acción que tengan en cuenta los requisitos legales y la información relacionada con el uso significativo de la energía.

La ISO 50001 es aplicable a organizaciones de todo tipo y tamaño, Su implementación depende del compromiso de todos los niveles y funciones de la organización y, especialmente, de la alta dirección.

Esta Norma se basa en el ciclo de mejora continua: Planificar – Hacer – Verificar – Actuar (PHVA) y en los elementos comunes de las normas ISO de sistemas de gestión, asegurando un alto grado de compatibilidad principalmente con las Normas ISO 9001 de calidad e ISO 14001 sobre medio ambiente.

La Organización Internacional de Normalización ha publicado otras normas con el objetivo de complementar la norma ISO 50001

La ISO 50002: 2014 “Auditorías Energéticas –Requerimientos y Guía, que complementa los lineamientos de la Gestión Energía”.  Esta norma específica los principios de la realización de auditorías energéticas, los requisitos para los procesos comunes durante las auditorías energéticas, y los resultados de las auditorías energéticas.

 La norma ISO 50003: 2014 “Sistemas de gestión energética – Requisitos para los organismos que realizan las auditorías y certificación de sistemas de gestión de la energía “, está diseñada para ayudar a los organismos que ofrecen auditorías y certificaciones, proporcionándoles los requisitos para asegurar la competencia, la coherencia y la imparcialidad en el proceso de auditoría y certificación.

La ISO 50004:2014 “Sistemas de gestión de energía – Orientación para la implementación, mantenimiento y mejora de un Sistema de gestión energética”, proporciona orientación en la aplicación de los requisitos de un sistema de gestión de la energía (SGEn) basado en la norma ISO 50001 y las guías de la organización para adoptar un enfoque sistemático con el fin de lograr una mejora continua en la gestión de la energía y el desempeño energético.

La ISO 50006:2014 “Sistemas de Gestión de Energía – Medición del desempeño energético usando líneas base (LB) e Indicadores de desempeño energético (IDE). Principios generales y directrices.”, proporciona a las organizaciones una guía práctica sobre cómo cumplir con los requisitos de la norma ISO 50001 relacionados con el establecimiento, uso y mantenimiento de los indicadores de desempeño energético y líneas de base de energía, dos elementos clave interrelacionados de la norma ISO 50001 que permiten la medición, y por lo tanto la gestión del desempeño energético en una organización.

El rendimiento energético es un concepto amplio que está relacionado con el consumo de energía, el uso de la energía y la eficiencia energética.

La ISO 50015: 2014 “Medición y verificación del desempeño energético de una organización. Principios generales y directrices”, establece principios generales y directrices para el proceso de medición Y la verificación (M & V) del desempeño energético de una organización o sus componentes.

La implementación de un sistema de gestión de la Energía según ISO 50001 trae a las organizaciones productivas y de prestación de servicio beneficios importantes, tales como:

  • Ahorro de energía en el corto, medio y largo plazo.
  • Reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Ayuda en la toma de decisiones por parte de la alta dirección.
  • Optimización de las potencias instaladas y el uso de los equipos.
  • Toma de conciencia y control de la cantidad de energía consumida en cada proceso.
  • Reconocimiento e imagen de la organización en su compromiso con un consumo energético sostenible.
  • Mejora la productividad y la rentabilidad.
  • Disminuye los costes al fomentar un uso eficaz en la energía en todos los procesos.
  • Conciencia energética de todos los trabajadores

 

Bibliografía

  1. NC ISO 50001:2011 Sistema de gestión de la energía.
  2. ISO 50002:2014 Auditorías Energéticas –Requerimientos y Guía, que complementa los lineamientos de la Gestión Energía.
  3. NC ISO 50003: 2014 Requisitos para los organismos que realizan la auditoría y certificación de sistemas de gestión de la energía.
  4. ISO 50004:2014 Sistemas de gestión de energía – Orientación para la implementación, Mantenimiento y mejora de un Sistema de gestión energética.
  5. ISO 50006: 2014 Sistemas de Gestión de Energía – Medición del desempeño energético usando líneas base (LB) e Indicadores de desempeño energético (IDE) Principios generales y directrices.
  6. ISO 50015: 2014. Medición y verificación de la eficiencia energética de las organizaciones – Principios generales y directrices.

Sep 29

Necesidad del uso eficiente de la energía

Una de las problemáticas del mundo moderno es sin lugar a dudas, la energía, de ella dependen el funcionamiento de las fábricas, la obtención de alimentos y su preparación, la iluminación, climatización de los hogares, el transporte de personas y mercancías, etc.

Toda la historia de la civilización humana, desde el hombre primitivo hasta la actualidad, se ha caracterizado por un esfuerzo permanente de dominar y utilizar las diversas formas de energía, lo que ha conducido a la búsqueda de nuevos recursos: la fuerza humana, la de los animales, las energías del fuego, eólica, de los hidrocarburos, de la corriente eléctrica, nuclear, del sol, entre otras.

Durante cientos de miles de años las principales fuentes de energía fueron la fuerza de los animales y la de los hombres y el calor obtenido al quemar la madera. El ingenio humano también había desarrollado algunas máquinas con las que aprovechaba la fuerza hidráulica para moler los cereales o preparar el hierro en las ferrerías, o la fuerza del viento en los barcos de vela o los molinos de viento.

La severa escasez de madera en Europa y la crisis energética a ella asociada fueron factores básicos que aceleraron el advenimiento de la Revolución Industrial. De la madera y el carbón vegetal la sociedad pasó al uso del carbón mineral entre 1760 y 1830, desarrollándose tecnologías como la máquina de vapor, el ferrocarril y las máquinas textiles (Pichs, 2006).

Desde finales del siglo XIX el carbón mineral comenzó a ceder terreno frente al petróleo como principal fuente energética de los países más industrializados. El nuevo portador era de mayor poder energético que su predecesor, y, por tanto, más competitivo que éste desde el punto de vista económico. En este período se introdujeron los sistemas eléctricos, la aviación y la siderurgia (Pichs, 2006).

Desde 1973 el mundo empezó a ser conciente de la vulnerabilidad de los recursos energéticos, a raíz de la disminución de las reservas y la abrupta elevación de los precios del petróleo por la invasión de Israel a los palestinos. En estas condiciones, la energía barata y las tecnologías a ellas asociadas comenzaron a dar señales de agotamiento (Tablada y Hernández, 2006).

El problema energético adquiere una importancia crucial, no sólo desde el punto de vista de la satisfacción creciente de la demanda global, sino además en lo que se refiere al impacto ambiental del sistema energético contemporáneo, basado en la utilización de los combustibles fósiles. Esta situación fue planteada desde 1976 por el físico ruso Piotr Kapitsa al señalar que “… debido al aumento de la población y al crecimiento de la cultura material alcanzados en nuestro siglo, se han introducido procesos tecnológicos y energéticos que comienzan a cambiar la naturaleza a nivel de todo nuestro planeta. Algunos de estos cambios son tan notables que representan un peligro para la subsistencia de toda la humanidad” (Kapitsa, 1985).

Las tecnologías utilizadas actualmente en los procesos industriales presentan elevados niveles de ineficiencia de conversión energética y una producción de residuos, que unidos a problemas organizativos y de gestión empresarial, antes, durante y después del consumo de la energía, provocan grandes gastos a la economía y un impacto negativo al medio ambiente.

La utilización de los combustibles fósiles, petróleo, carbón mineral y gas natural, en la industria y el trasporte es la principal causa del incremento de los gases de efecto invernadero y el cambio climático (Wikipedia, 2007).

Las centrales nucleares apenas generan emisiones, no sufren los problemas de suministro de otras fuentes, pero crean un problema no menos grave, como los residuos radiactivos, para los cuales aún no se ha desarrollado una forma de eliminación, además de los altísimos costos de todo el ciclo nuclear, la seguridad o los peligros que conlleva la proliferación nuclear.

Las fuentes de energía renovables son menos perjudiciales para el medio ambiente, pero en los niveles actuales de desarrollo de la ciencia, en algunos casos la ineficiencia y altos precios de las tecnologías para su utilización las hacen económicamente más costosas que las fuentes no renovables, en otros son fuentes de energía con bajo poder energético, lo que requiere de grandes cantidades para su empleo a gran escala.

En el caso de los agrocombustibles, por ejemplo, la totalidad de la superficie agrícola de la Unión Europea apenas alcanzaría a cubrir el 30 por ciento de las necesidades actuales ―no las futuras, previsiblemente mayores― de combustibles. En Estados Unidos, para satisfacer la demanda actual de combustibles fósiles sería necesario destinar a la producción de agroenergéticos el 121 por ciento de toda la superficie agrícola de ese país (Borón, 2007).

Plantea que en la actualidad, existe un escenario a nivel mundial de precios energéticos al alza y de fuerte competencia que hace que cualquier inversión para limitar la competitividad deba ser cortoplacista.

Según Pérez (2016) existe en la actualidad un escenario energético marcado por:

  1. Alza en el precio de la electricidad y los combustibles
  2. Aumento de la competencia en la mayoría de sectores
  3. Necesidad de optimizar procesos y recursos, pero a bajo costo
  4. Presión de las administraciones públicas en reglamentación ambiental
  5. Mayor presión social en cuanto a cuestiones sociales y de sustentabilidad

El uso eficiente de la energía puede contribuir sustancialmente, tanto en el sentido de reducir la demanda energética como en la disminución del impacto ecológico global presente y futuro. Por tanto, las medidas para lograr mayor eficiencia en el uso racional de la energía deben ser la clave de la política energética nacional durante el período de transición hacia un futuro sostenible (Borroto et al. ,2001).

Bibliografía

  1. Borroto A. E et al. (2001). Gestión Energética Empresarial. Centro de Estúdios de Energia y Medio Ambiente Universidad de Cienfuegos. Cienfuegos. Disponible en formato PDF.
  2. Borón, A. (2007). Biocombustibles: el porvenir de una ilusión. Disponible en: http://www.defensahumanidad.cu/columnista.php?item=8
  3. Pérez D. (2016). Caso práctico de Implementación de un Sistema de Gestión de la Energía en la Industria. VII Seminario Latinoamericano y del Caribe de Eficiencia Energética Montevideo, Uruguay. Disponible en http://olade.org/wp…/05/DarioPerez-Sesion2-EficienciaEnergetica.pdf
  4. Kapitsa, P. (1985). Experimentos, teoría y práctica. Moscú Editorial Mir. 240 pp
  5. Wikipedia (2016). Efecto invernadero. Disponible en: http://es.wikipedia.org/ wiki/Efecto_invernadero